Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Compositores e intérpretes música andina
    Tierra de vientos > Intérpretes > Compositores e intérpretes | Número 13 (Ene.-Feb. 2013)
    Por Edgardo Civallero

Vendedores de melodías


Vendedores de melodías

Siendo, como es, fruto de la expresión comunitaria y popular, la música interpretada por las bandas de sikuris no siempre poseen autores (re)conocidos. Evidentemente, alguien crea esos temas, pero sus nombres no siempre se preservan. La progresiva introducción de los modelos comerciales (que hacen un fuerte hincapié sobre el concepto de derecho de autor) en el universo sikuri ha logrado que la autoría de algunos temas sea fuertemente debatida; sin embargo, no suele ser lo habitual. En líneas generales, los sikuris consideran la música que interpretan como parte de una tradición comunitaria, honrando el nombre de los autores cuando es preciso, pero sin mayores preocupaciones al respecto.

Antiguamente, existía la tradición de los "vendedores de canciones", compositores que, por un módico precio, vendían tonadas para distintas agrupaciones de instrumentos. Sus nombres no se han preservado, pero el recuerdo de esos personajes sí. Lo rescata el maestro boliviano Ernesto Cavour Aramayo en su indispensable obra "Instrumentos musicales de Bolivia" (p. 45), de la cual citamos el fragmento que se refiere a esa costumbre, hoy perdida, y que Cavour conoció en varios pueblos del departamento Potosí, Bolivia.

"Algunos viejitos que viven por la provincia Nor Chichas (Potosí) cuentan que antiguamente los calcheños [de Calcha, provincia Nor Chichas] iban hasta Torophalka [Toropalca, provincia Nor Chichas] a comprar canciones. El encargado de aprender las tonadas debía ser el mejor de los músicos y además tener buena memoria musical ya que el vendedor no tenía paciencia por ser una persona con mucho trabajo y muy solicitada. Dicen que pagaban por la tonada con productos de la cosecha, forma de pago que actualmente se viene desarrollando en otras actividades. Tanto los maestros de Torophalka como los de Araya tenían listas las canciones para la fiesta de Santa Bárbara, San Pedro, Navidad, Carnavales, etc. y no solo iban los calcheños a comprar estas tonadas sino también los que vivían en las partes altas de la provincia Linares y Cornelio Saavedra. Esa costumbre se perdió en los últimos años porque dicen que los jóvenes flojos iban con sus grabadoras escondidas a comprar canciones y ya no pagaban bien".


Imagen A.


> Arriba    |    > Intérpretes    |    > Portada    |    > In English